Metodología. Un grupo de voluntarias trabaja en un proyecto para enfrentar el dolor del cáncer a través de la música.

Es una ayuda tras los tratamientos complejos, la musicoterapia alivia a los niños en el Oncológico.
Metodología. Un grupo de voluntarias trabaja en un proyecto para enfrentar el dolor del cáncer a través de la música.Sábado,  17 de Agosto, 2013 La-musicoterapia-alivia-a-los-ninos-en-el-Oncologico.
Con mucha paciencia las musicoterapeutas y los pequeños que enfrentan al cáncer a través de la música.
El dolor y la angustia pasan a segundo plano cuando llegan las voluntarias Silvina, Eliana y Claudia, entran a la sala de pediatría del Hospital Oncológico.
Con guitarra en mano además de otros instrumentos como pianos, bongos, flautas y xilófonos, estos ángeles, como se los ha denominado, se suman a la lucha contra el dolor y por la vida que encaran los niños que padecen diversos tipos de cáncer a través de la musicoterapia, una opción que para los niños se convierte más que una distracción, un verdadero alivio ante los males que le aquejan.
Cambian el dolor por las melodías. Pese a las pocas fuerzas que le dejó el tormentoso tratamiento que le realizaron, Leonardo R., de 7 años de edad, que fue internado hace unos días luego de una descompensación que tuvo tras una quimioterapia, une esfuerzos junto  su padre para poder tocar la melodía que le enseña una paciente  voluntaria. Tras casi quince minutos de intentos fallidos que el niño enfrentó y que estuvo a punto de abandonar por su indisposición, finalmente se dejó llevar por la música y se logró aquella sonrisa que parecía ocultar su dolor. 
Una herramienta a nivel mundial. Desde julio de 2012 y partiendo de una inquietud profesional, las voluntarias lideradas por la musicoterapeuta Silvina Rojo, optaron por imitar esta intervención no farmacológica en los niños que están internados en el área de oncología pediátrica del Instituto Oncológico, esto con la finalidad de hacer llevaderos los días que son sometidos a tratamientos complejos como quimioterapias, radioterapias y otros que precisa un paciente con la enfermedad tales como mielogramas, punciones lumbares o transfusiones.
"Cuando tocamos instrumentos, cantamos o escuchamos música se activan ambos hemisferios cerebrales y por lo tanto hay modificaciones  a nivel general psiquico-fisiológico y emocionalmente", señala la experta en musicoterapia.
De acuerdo a lo que explica,  esta herramienta que es usada a nivel mundial y que está científicamente comprobada como una acción que permite descender los niveles de dolor gracias a modificaciones y estimulaciones que generan en los hemisferios del cerebro y que reactivan sensaciones que se encuentran inmóviles en los pacientes por los tratamientos a los que son sometidos. "A lo largo de estos años hemos logrado contribuir a que los niños  puedan sobrellevar y transitar mejor el momento de la enfermedad, disminuyendo el grado de estrés, miedo o ansiedad y eso es destacable y digno de imitar", dice Eliana Castro que insta a imitar la acción en otros hospitales.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba