La música estimula el crecimiento de las plantas
Un estudio demostró que la músico-terapia estimula el crecimiento de las plantas y caracoles

SANTIAGO DE CHILE, Chile, Feb.09, 2005.- Una investigación realizada por dos científicos chilenos reveló el efecto positivo de la música en el crecimiento y desarrollo de caracoles y plantas, informó el Planetario de la Universidad de Santiago.
El estudio fue realizado por la licenciada en Ciencias Ambientales Marcela Marchat y el profesor especializado en músico-terapia Ramón Robles, que sometieron a un grupo de plantas y caracoles a música compuesta por los chilenos Javier Castro y José Valdés.
El Planetario de la Universidad de Santiago precisó, en un comunicado, que los dos científicos demostraron, tras 48 meses de investigación, que los caracoles expuestos a la música tuvieron un notable desarrollo, ya que registraron un 18 por ciento más de peso y mayor locomoción que los no sometidos al experimento.
Los caracoles que "escucharon" música pusieron más huevos -a un promedio de 110 por individuo- frente a los 97 de aquellos no sujetos al experimento, lo que representa un crecimiento de 13,4 por ciento.
Las plantas que estuvieron en observación por 56 meses experimentaron un 25 por ciento más de crecimiento y mostraron una mayor cantidad de yemas foliares y florales, además de hojas más brillantes, en comparación con las no expuestas a la música.
En el comunicado se destaca, además, que la investigadora Dorothy Retallack, de la Universidad de Denver, expuso a un grupo de plantas a música clásica, las que crecieron en dirección al altavoz entre 35 y 60 grados. Las otras expuestas al rock y situadas al lado del altavoz eran más débiles y tenían menos raíces.

La música estimula el crecimiento de las plantas
La música ayuda al crecimiento y salud de las plantas Parecía increíble que la música estimule el crecimiento de las plantas, pero para su comprobación, se realizó un estudio en Chile. En base a las observaciones, se llegó a la conclusión de que las plantas también necesitan de la música para un óptimo desarrollo, incluyendo a los caracoles.
El estudio también se realizó en Oruro, aunque no para fines científicos, en los jardines de propiedad de Humberto Morales, en la zona de Vinto. "A veces, me ponía al centro de los jardines, les tocaba música a mis plantas y, al poco tiempo, se desarrollaron en forma positiva. Me parecía imposible lograr el crecimiento de las plantas, pero he logrado mi objetivo de tener plantas de manzanas, uvas, peramotas, ciruelos y otros", dijo.
La casa de Vinto, ubicada frente al triángulo carretero que dirige a la fundición de Vinto y hacia Potosí, hoy tiene centenares de árboles, algunos frutales y una variedad de plantas ornamentales.
"He logrado que mis plantas no se mueran", dijo Morales.

El estudio realizado en Chile fue sistemático y científico. La licenciada en Ciencias Ambientales Marcela Marchat y el profesor especializado en músico-terapia Ramón Robles, sometieron a un grupo de plantas y caracoles a música compuesta por los chilenos Javier Castro y José Valdés.
Según la revista especializada Planetario de la Universidad de Santiago, los dos científicos demostraron, tras 48 meses de investigación, que los caracoles expuestos a la música tuvieron un notable desarrollo, ya que registraron un 18 por ciento más de peso y mayor locomoción que los no sometidos al experimento.
Los caracoles que "escucharon" música pusieron más huevos --a un promedio de 110 por individuo-- frente a los 97 de aquellos no sujetos al experimento, lo que representa un crecimiento de 13,4 por ciento.
Las plantas que estuvieron en observación por 56 meses experimentaron un 25 por ciento más de crecimiento y mostraron una mayor cantidad de yemas foliares y florales, además de hojas más brillantes, en comparación con las no expuestas a la música.
Por su parte, la investigadora Dorothy Retallack, de la Universidad de Denver, expuso a un grupo de plantas a música clásica, las que crecieron en dirección al altavoz entre 35 y 60 grados. Las otras expuestas al rock y situadas al lado del altavoz eran más débiles y tenían menos raíces.
Las plantas son seres vivos y también sufren, según el informe.
La música es una buena terapia, no sólo para los seres humanos, sino también para las plantas. Muchos expertos, realizaron estudios para ver los efectos de la música en los animales, pero no en torno a las plantas.
"También deberíamos respetar a los vegetales ya que también son seres vivos", señala el informe. Las plantas obviamente son seres vivos, pero nosotros no defendemos a los animales por el hecho de ser seres vivos, sino porque son útiles para el ser humano", agrega.
Sin embargo, los defensores de los animales han reaccionado sobre el estudio de las plantas y han apoyado esa iniciativa, pero se debería hacer diferencias entre los que defienden a las plantas y los que defienden a los animales.
"Quien esté realmente preocupado por las plantas, debería pensar en cómo hacerles el menor perjuicio posible, no tiene sentido achacarnos eso a los animalistas. Nosotros hemos tomado la decisión de no agredir a los animales basándonos en lo que la ciencia ha demostrado: los animales sienten, los vegetales no", dicen los animalistas.

"Las plantas no son capaces de sufrir. Vamos a hablar por tanto del dolor.
El dolor es un estado o sensación psicológica desagradable, una forma de sufrimiento que tiene una gran utilidad para la supervivencia animal. Tener la capacidad de percibir el entorno y de experimentar sensaciones es una estrategia adoptada por los animales que les permite reaccionar ante fuentes de daño y peligro que amenacen su supervivencia", se explicó.
Hay quienes afirman que las plantas sienten, debido a unos experimentos en los que las plantas reaccionaban ante estímulos externos. Del hecho de que las plantas, por ejemplo, crezcan más rápido en presencia de música no se deduce que las plantas sientan y experimenten sensaciones ni placer al escuchar dicha música. En primer lugar, las plantas carecen de órganos auditivos y sistema nervioso y por tanto, difícilmente podrán disfrutar de la música, aunque puede garantizar su crecimiento.
De la misma forma, el que las plantas crezcan hacia la luz, o incluso creciesen más ante determinadas vibraciones (o con más luz, más agua y mejores nutrientes) son resultado de procesos químicos y hormonales que nada tienen que ver con una capacidad como sentir.
De hecho, la música estimula el crecimiento de las plantas, es cierto, pero aún faltan más investigaciones para seguir el camino certero de la ciencia.
Un estudio afirma que las plantas requieren de cariño.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba